Las imágenes ayudan a captar la atención, son fácilmente comprensibles y oxigenan un texto más o menos largo. Todos sabemos que “una imagen vale más que mil palabras” pero si esa imagen es propia, el valor es mucho mayor. Si tienes un blog personal o una web de empresa, deberías tenerlo muy en cuenta.

Las imágenes son, además, un contenido que Google indexa y aportan pues un plus para el posicionamiento en buscadores de nuestra web. Así, una ilustración, una fotografía, o una infografía creada por nosotros aporta un valor añadido que el posible cliente apreciará sin duda alguna. Está claro que no todos poseemos un don para la pintura, el dibujo o la creatividad pero, a pesar de esto, todos podemos pintar garabatos, escribir en un papel con un rotulador, dibujar símbolos o simplemente recortar fotografías y crear nuestros propios collages (las mejores imágenes a veces son las más sencillas).

Hoy en día, además, existen un sinfín de recursos ya sean online o en forma de aplicaciones para tablets o móviles que nos ayudaran a crear imágenes propias más creativas y potentes. Lo mismo ocurre con las fotografías.

¿Qué aporta crear imágenes propias?

Si después de todas estas opciones, aún tienes dudas sobre generar tus propios diseños, fotografías o dibujos, veamos si te convencen los siguientes argumentos…

Branding

Usar imágenes con una identidad y un lenguaje propio influyen a la hora de que las personas reconozcan tu marca. Cuando vemos un cuadro de Van Gough, Dali, H.R Giger, Tapies,… podemos diferenciarlos con un simple vistazo, hay características personales que los hacen únicos, es más, un cuadro de cualquiera de estos artistas toma su propio nombre “es un Tapies”, es “un Van Gough” . Del mismo modo que ocurre en el mundo del arte, puede ocurrir en el mundo online y conseguir con ello que tus imágenes puedan acabar convirtiéndose en el nombre de tu marca o blog.

Como ejemplo, podemos observar la obra de Mr. Wonderful, sea cual sea el mensaje o su imagen cuando ves alguna de sus creaciones, inmediatamente lo asocias a su marca.

Originalidad

Los bancos de imágenes son un buen recurso para usar fotos o diseños en tus webs o blogs, sólo hay que elegir una temática y tendrás más de 100 imágenes donde elegir, pero…. aparte de que tienen un coste extra, no compras la exclusividad de esa imagen, con lo cual el diseño elegido puede aparecer en tu blog y en 500 webs más. Perdemos identidad y la originalidad es nula. Al usar creaciones originales puedes aportar algo nuevo para tus lectores y fans, ya que el contenido que generes podrás usarlo para compartirlo en redes sociales, con lo que tu esfuerzo y tiempo a la hora de creación de imágenes habrá merecido la pena.

Posicionamiento en buscadores

El contenido no sólo son palabras, las imágenes también cuentan a la hora de posicionar nuestras webs, y sumar puntos a ojos de Google. La búsqueda por imágenes (y por video) también se usa muy a menudo por los usuarios, y poder generar imágenes propias y exclusivas, nos dará la posibilidad de conseguir más tráfico.

Al final todo suma, definitivamente el contenido no es solo texto (y no debe serlo) y las imágenes con capaces de aportar un plus muy importante a tu blog y a tu marca a muchos niveles.